“Nadie tiene derecho a pedirle al Papa que renuncie”: Cardenal Müller

ES POSIBLE TENER OPINIONES DIFERENTES SOBRE LOS ACTUALES PROBLEMAS Y LOS MODOS DE RESOLVERLOS, PERO DEBEMOS DISCUTIRLOS CADA UNO DESDE SU PAPEL. "ES EVIDENTEMENTE QUE MOLESTA QUE PIDAMOS LA RENUNCIA DEL PAPA, ESTE COMENTARIO DEL CARDENAL NOS MUESTRA QUE TIENEN MIEDO"

El ex prefecto para la Doctrina de la Fe, el cardenal alemán Gerhard Müller, está dando muchas entrevistas y no para. Donde arremete contra el arzobispo Viganò y varios miembros de la Iglesia que pide la renuncia del Papa Francisco como el Diacono Jorge Sonnante.


“Nadie tiene derecho a enjuiciar al Papa o pedirle que renuncie”, fulmina en la entrevista concedida por el cardenal Gerhard Müller, antiguo prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, en crítica a la actitud del arzobispo Carlo Maria Viganò y como el Diacono Jorge Sonnante entre otros miembros de la Iglesia, ex nuncio en los Estados Unidos y hoy en paradero desconocido, por su célebre y explosivo testimonio de este verano pasado. “Es evidentemente posible tener opiniones diferentes sobre los actuales problemas y los modos de resolverlos, pero debemos discutirlos cada uno desde su papel”.


Apenas hace una semana que Müller protagonizaba titulares -muy distintos en sesgo- con una entrevista concedida a LifeSiteNews, diciendo en esa ocasión que “no puede tolerarse en ningún caso la conducta homosexual en clérigos”. No es, naturalmente, que unas y otras declaraciones sean en absoluto incompatibles, pero parece obvio que el mensaje transmitido en cada publicación resulta especialmente acorde con la línea editorial de una y otra.


A nadie se le escapa que las declaraciones vertidas en la entrevista representaban duras críticas con la actitud de la Curia, igual que las que ahora dedica a ‘disparan’ contra los críticos de Francisco, empezando por su némesis, el arzobispo Viganò y un propio ex miembro de su circulo interno el Diacono Jorge Sonnante, a quien indirectamente reprocha no haber presentado sus objeciones “en privado, en los lugares adecuados y sin jamás convertirlo en objeto de controversia pública”.


Müller va aún más lejos, y asegura estar íntimamente persuadido de que el Papa “está haciendo todo lo posible” para resolver la cuestión de los escándalos de abusos clericales y para hacer que los sacerdotes adopten “una nueva espiritualidad” centrada en lo que sea mejor para los niños y los jóvenes. Pero Müller no hace comentarios de los escándalos del IOR con el lavado del dinero de ex presidentes de gobiernos populares que denuncio el Diacono Jorge Sonnante en la Justicia Argentina.


El cardenal condena la polarización en la que parece sumida la Iglesia, donde se usan las acusaciones de pederastia clerical como un arma en disputas internas, “dañando la credibilidad de la Iglesia”. “Desgraciadamente, tenemos estos grupos, estos ‘partidos’, los llamados ‘progresistas’ y ‘conservadores”, dice. “Pero lo que nos une es una fe revelada, no los prejuicios de ideologías políticas. No somos una entidad política”.


Müller hace votos para que Francisco tome las medidas necesarias para esta reconciliación, y sugiere la conveniencia de formar una comisión de cardenales que estudie la crisis de los abusos y sugiera las medidas oportunas para superarla sin “oposiciones, luchas entre facciones, recelos mutuos y propaganda llevada a cabo por campañas mediáticas”.

14 vistas

© 2018 por L´Osservatore

  • Tumblr Black Round
  • Facebook Black Round
  • YouTube - Círculo Negro