Los comunistas envidian todo lo bueno


La revista satánica `America Magazine´ ha publicado un artículo:


"La causa católica por el comunismo".  He leído detenidamente las estupideces del autor del artículo (que el Señor tenga piedad de él, aunque tengo mis dudas) y quisiera señalar unos puntos.

No hay un “buen comunista”. Incluso en el caso de que una persona piense se sienta conmovida por el deseo de ayudar al mundo que sufre, el comunismo no tiene a Dios en sus raíces. Por lo tanto, una persona que abraza el comunismo ha sido infectada por el mismo mal. (...) porque carece del ingrediente fundamental de la bondad verdadera. Lo que tiene es simplemente ... sentimientos etéreos.  Un comunista, que abraza un movimiento demostrable e ideológicamente malvado, sin Dios, es mucho peor que eso.

El deseo de ver el fin de la desigualdad económica no es bondad, es envidia.  Dios ha hecho a ricos y pobres, y el cristianismo nunca ha condenado a los ricos por ser ricos. El deseo de poner fin a la desigualdad económica es, una vez más, una lucha sin Dios. Por la gracia de Dios naciste rico. Por la gracia de Dios naciste pobre. Por la gracia de Dios, se te dan las oportunidades que te permiten, si así lo deseas, mejorar tu condición. Pero siempre, un cristiano reconoce que no debe desear las cosas de otras personas. A todos, Dios nos da esas gracias que son buenas para nosotros. No nos resentimos por las gracias dadas a los demás, estamos agradecidos por las que nos han sido dadas, ya sean materiales (como la prosperidad financiera) o inmateriales (salud, belleza, inteligencia, capacidad de recuperación, inventiva, etc.).  Los comunistas son personas envidiosas de las primeras, segundas, terceras y últimas.

Los comunistas no son trabajadores para la paz, ni son agentes de la justicia económica. Representarlos de esta manera muestra una completa ignorancia de la raíz de la verdadera paz y la verdadera justicia: Cristo. El comunismo ha traído muerte y devastación sin fin. Tenía que ser así, porque una "religión" impía debe transformarse a sí misma en una máquina asesina, ya que sus devotos tendrán toda la determinación del cristiano sin la bondad de Dios.  En Italia tuvimos uno de los ejemplos más atroces, ya que está demostrado sin lugar a dudas que, hacia el final de la Segunda Guerra Mundial, los partisanos comunistas mataron a tantos anticomunistas como pudieron, para hacer más fácil una revolución comunista en la fase inestable que seguiría al final del conflicto. No se equivoquen, los partisanos que mataron a otros partidarios lo hicieron porque siguieron su religión impía y "querían un mundo mejor".  ...El catolicismo y el comunismo no tienen una "relación complicada". Son, literalmente, como el diablo y el agua bendita: totalmente antitéticos. Incluso sugerir lo contrario indica una falta total de fe en Cristo. El continuo intento del artículo por minimizar el mal del comunismo y tratar de descubrir similitudes (con el catolicismo) es el trabajo del diablo. Podría seguir escribiendo por mucho más tiempo, pero en primer lugar no tengo tiempo, y en segundo lugar, leer detenidamente el maldito artículo me hizo hervir la sangre, así que lo dejo ahí.


Francisco abrazo al comunismo, su doctrina es comunista y su corrupción llega a defender a todos los de gobiernos populares socialistas


Pero abrazo al comunismo es de satanás. Y los que no lo ven, también son de Satanás.

0 vistas

© 2018 por L´Osservatore

  • Tumblr Black Round
  • Facebook Black Round
  • YouTube - Círculo Negro