El Vaticano prohíbe a los obispos de EE UU discuta medidas contra los abusos.


La asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, una iniciativa de Roma le ha privado de su principal interés: el Vaticano no quiere que se debatan medidas para luchar contra el encubrimiento de abusos sexuales por parte del clero antes de su reunión en Roma el próximo febrero.


No habrá votación en la asamblea plenaria de los obispos estadounidenses reunida desde hoy en Baltimore sobre dos propuestas clave para responder a la crisis de los abusos, contra lo que estaba previsto, ha anunciado su presidente, el cardenal Di Nardo.


Ha sorprendido a los medios asistentes a la rueda de prensa inicial, se debe a instrucciones ‘in extremis’ llegadas de Roma y comunicadas por el nuncio apostólico, para que se retrase el estudio de un nuevo código de conducta para los obispos y la creación de un organismo dominado por los laicos para investigar a los obispos acusados de encubrimiento.


Según el Card. Di Nardo, la Santa Sede quiere que estas medidas esperen a la conclusión de la reunión especial que sobre esta misma crisis tendrá lugar en Roma con Su Santidad el próximo mes de febrero, y que estudiará el asunto desde una perspectiva mundial. La decisión, asegura Di Nardo, se tomó ayer por la tarde en Roma, por lo que ha sido imposible comunicarla antes a la prensa.


En vísperas de la plenaria me han llegado dos documentas que se preveía discutir, un borrador de Reglas de Conducta para obispos y una propuesta para crear una nueva comisión especial de investigación para tratar denuncias contra los obispos. Ambas propuestas estaban consideradas como el eje y el asunto clave de la asamblea, urgentemente necesarias para tranquilizar a un laicado al borde de la rebelión tras la riada de escándalos de los últimos meses.


El Card. Di Nardo no ha tratado de disimular su ‘decepción’ por este veto llegado de Roma, y así lo ha expresado, añadiendo que, en cualquier caso, espera que de la asamblea surja una renovada determinación que ayude a perfilar soluciones para la reunión de febrero. El cardenal arzobispo de Chicago, en cambio, considera que este veto es prueba de que “la Santa Sede se está tomando en serio la crisis” y el Papa Francisco esta elaborando una estrategia para cubrir a los depredadores.

0 vistas

© 2018 por L´Osservatore

  • Tumblr Black Round
  • Facebook Black Round
  • YouTube - Círculo Negro