El Papa Francisco nombra al Card. Farrell camarlengo de la Iglesia Católica.Se viene la Sede Vacante


La Oficina de Prensa de la Santa Sede ha informado de que el Papa Francisco ha nombrado camarlengo de la Iglesia Católica al cardenal americano Kevin Joseph Farrell, actual prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida.


El cargo de camarlengo se trata de una posición importante, especialmente en el período comprendido entre la muerte de un Papa y la elección de su sucesor.


El nombre ‘camarlengo’ viene de camerarius domini papae. El cargo viene de una evolución de lo que era el archidiácono de la iglesia de Roma. A partir del siglo XV este cargo lo empezó a ocupar un cardenal, que a lo largo de los años ha ido asumiendo funciones administrativas y judiciales cada vez más amplias, lo que hizo que este cargo se cuidara de no dejarlo vacante durante mucho tiempo.


Las competencias actuales del camarlengo vienen reguladas en disposiciones aprobadas por Juan Pablo II, las Constituciones Pastor Bonus y Universi Dominici Gregis. El camarlengo es nombrado por el Papa para un período de 5 años y, como es habitual en otros puestos, debe presentar la renuncia a los 75 años de edad.


Si muere el Santo Padre -o renunciase-, y el cargo de camarlengo estuviera vacante, el Colegio cardenalicio habría de elegir de inmediato un cardenal para que ocupara dicho puesto.


Es al morir el Papa cuando el camarlengo despliega sus facultades y deberes. En primer lugar, es el encargado de comprobar oficialmente la muerte del Santo Padre, en presencia del sustituto de la Secretaría de Estado, del maestro de ceremonias, del vicecamarlengo, algunos prelados, el canciller de la Cámara Apostólica, familiares si los hay y el director de sanidad del Vaticano.


El camarlengo, si las condiciones de la muerte así lo sugieren, puede solicitar al resto de cardenales el sometimiento del cuerpo del Pontífice a una autopsia para esclarecer las circunstancias de la muerte. Si obtiene dicho consentimiento puede nombrar -a propuesta del director de sanidad- a los médicos y especialistas que se encargarán de realizarla.


El camarlengo es el encargado de comunicar la muerte del Papa al cardenal vicario de Roma, para que éste a su vez lo comunique al pueblo, al cardenal decano y al cardenal arcipreste de la Basílica de San Pedro.


Tiene la misión de sellar los apartamentos pontificios y de tomar posesión del Palacio Lateranense y el de Castelgandolfo, para su custodia y gobierno.


En nombre del Colegio cardenalicio se ocupa de la defensa de los derechos de la Santa Sede y de su administración durante todo el período de sede vacante. Tiene el derecho de solicitar informes a cualquier organismo de la Santa Sede sobre el estado patrimonial, económicos o de cualquier índole que les afecten y debe pedir a la Prefectura de los Asuntos Económicos, el balance final del año precedente así como el presupuesto del año en curso. Todos estos informes deberá presentarlos al Colegio cardenalicio.


Preside la celebración litúrgica anterior a la exposición del cuerpo del Papa y lidera la comitiva que lo trasladará desde los apartamentos a la Basílica de San Pedro. A no ser que el Papa antes de morir hubiera expresado su voluntad, es el camarlengo el que determina, habiendo escuchado a los cardenales, todo lo relativo a la sepultura del Santo Padre.


El camarlengo juega un papel en la preparación del cónclave. Debe, junto a los cardenales primeros de cada orden, determinar el inicio de las congregaciones generales y preparar la residencia de Santa Marta -que es donde residen los cardenales electores durante el cónclave- así como los alojamientos del resto del personal (maestro de ceremonias, el secretario del colegio, ceremonieros…).


Durante el cónclave es responsable, junto al sustituto de la Secretaría de Estado, de la seguridad y de la protección del cónclave, cuidando especialmente de que nadie se acerque a los cardenales en su recorrido desde Santa Marta al Palacio Apostólico. También es responsable de comprobar que tanto la Capilla Sixtina como los edificios adyacentes estén libres de cualquier medio que pueda servir para comunicarse con el exterior.


Al terminar el cónclave, el camarlengo redacta un informe sobre el resultado de cada escrutinio. Este informe -en un sobre sellado que se guardará en el archivo- es entregado al nuevo Pontífice por parte del camarlengo.


El pasado 5 de julio falleció en Estados Unidos el último camarlengo de la Iglesia Católica hasta el nombramiento de hoy, el cardenal francés Jean Louis Tauran, no habiendo ejercido sus funciones, ya que no le tocó ningún período de Sede Vacante. El cardenal anterior en ejercer el cargo en Sede Vacante fue el italiano Tarcisio Bertone en el año 2013, aunque, como recordarán, lo ejerció en una situación extraordinaria ya que no había muerto ningún Papa.


La Iglesia Católica ya tiene camarlengo, el cardenal americano Joseph Farrell.


¿Quién es Kevin Farrell?


Kevin Farrell ha destacado por haber impulsado el papel de los laicos, por su labor en favor de la educación, su apoyo a la comunidad hispana y por condenar el aborto, el matrimonio homosexual y la pena de muerte.


El obispo Kevin J. Farrell fue uno de los 17 hombres elegidos por el Papa Francisco para recibir el capelo cardenalicio el 19 de noviembre de 2016 en la Basílica de San Pedro. Su designación como cardenal llegó después de haber sido nombrado el mes de agosto anterior prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida. A través de un comunicado, la diócesis de Dallas informó que este dicasterio es parte de “los esfuerzos del Papa por reformar la Curia Romana.”


En Dallas, monseñor Farrell es recordado por sus feligreses por haber impulsado el papel de los laicos y por su labor en favor de la educación. En los casi diez años en los que permaneció al frente de la diócesis de Dallas también destacó por su apoyo a la comunidad hispana.


A su llegada a la diócesis en 2007, solicitó la ayuda de sacerdotes de México, Honduras, Colombia y otros países de América Latina para atender a la creciente población hispanohablante de Dallas.


En declaraciones, el rector de la Catedral Santuario de Guadalupe en Dallas, Rodolfo García, describió a monseñor Farrell como un gran amigo y un aliado que abogó por la comunidad hispana durante los años que estuvo en Dallas. García también recalca que Farrell apoyó a la comunidad en sus luchas por mejorar sus condiciones.


Como obispo de Dallas, Farrell participó en el debate público sobre temas controvertidos y se pronunció en contra del aborto y el matrimonio homosexual y condenó la pena de muerte, según se afirma en el editorial publicó con motivo de su designación como cardenal. En octubre de 2008, junto con el obispo Kevin Vann, envió una carta en la que aseguraba que votar por un candidato que apoyara el aborto no era moralmente lícito.


En sus años al frente de la diócesis de Dallas prohibió las armas de fuego en sus iglesias y trabajó para mejorar las condiciones de vida de los inmigrantes. Durante la crisis del ébola en Dallas, Farrell ayudó a encontrar alojamiento a una familia que temía haberse contagiado.


Monseñor Farrell también ha destacado por salir públicamente en defensa del Papa Francisco ante las críticas a algunas de sus medidas o declaraciones. “Si encuentras al Papa Francisco “confuso” tú no has leído o no has entendido el Evangelio de Jesucristo”, respondía Farrell a los críticos a través de Twitter en agosto de 2016.


Ha defendido -ante las críticas de algunos sectores católicos en Estados Unidos- que la exhortación apostólica postsinodal Amoris Laetitia es fiel a la doctrina y a la enseñanza de la Iglesia. En una entrevista concedida al National Catholic Reporter, Farrell sostuvo que el documento postsinodal seguía la línea marcada por Juan Pablo II en Familiaris Consortio y que “es el Espíritu Santo el que habla”.


Kevin Farrell nació en Dublín el 2 de septiembre de 1947. Fue ordenado sacerdote en Roma el 24 de diciembre de 1978. Sirvió como sacerdote en varias parroquias de la Archidiócesis de Washington, donde trabajó como director del Centro Católico Español, director ejecutivo adjunto y director interino de Catholic Charities, y secretario económico y vicario general de la Archidiócesis de Washington. Ha sido administrador general de la Legión de Cristo. Fue ordenado obispo auxiliar de la Archidiócesis de Washington el 11 de febrero de 2002.


El 6 de marzo de 2007, fue nombrado por el Papa Benedicto XVI obispo de la diócesis de Dallas, en el estado de Texas, y se instaló en la Catedral Santuario de la Virgen de Guadalupe en Dallas el 1 de mayo de 2007.


Su lema episcopal es “State In Fide” (permanecer firmes en la fe), de la epístola de San Pablo a los Colosenses. Ha sido también rector de la Universidad de Dallas, tesorero de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos y presidente del Comité de Presupuesto y Finanzas de la USCCB.

37 vistas

© 2018 por L´Osservatore

  • Tumblr Black Round
  • Facebook Black Round
  • YouTube - Círculo Negro