2º PARTE: Sobre el despido de Gänswein


El Arzobispo Gänswein dijo el 14 de enero que había llamado al Cardenal Sarah "a petición de Benedicto XVI, para pedirle al editor del libro que quitara la firma del Papa emérito de la introducción y la conclusión, porque no había sido coautor de ellas".

Después de la primera reacción, Sarah dijo en una declaración, "La polémica que ha tenido como objetivo mancharme durante varias horas al implicar que Benedicto no fue informado de la aparición del libro 'Desde las profundidades de nuestros corazones' es completamente despreciable." Mientras que la primera edición del libro, por razones de tiempo, todavía se imprimía retratando al Papa emérito como co-autor, las ediciones futuras se anunciaron refiriéndose sólo a él como colaborador. El editor de la versión inglesa, Ignatius Press, sostiene que Benedicto es co-autor. Argumentaron: "Dado que, según la correspondencia de Benedicto XVI y la declaración del Cardenal Sarah, los dos hombres colaboraron en este libro durante varios meses, que ninguno de los ensayos ha aparecido en otro lugar, y que una obra conjunta, tal como se define en el Manual de Estilo de Chicago, es 'una obra preparada por dos o más autores con la intención de que su contribución se fusione en partes inseparables o interdependientes de un todo unitario', Ignatius Press considera que se trata de una publicación de coautoría". El arzobispo Gänswein dijo más tarde que la introducción y la conclusión no fueron escritas por ambos, sino sólo por el cardenal, aunque el editor francés dijo lo contrario. También el 14 de enero, el periodista del Vaticano Antonio Socci había afirmado que el Papa Francisco estaba "furioso" por la contribución de Benedicto al libro sobre el celibato, exigiendo que se retractara de la obra. Socci especuló, "De hecho, ese pronunciamiento tan autorizado de Benedicto XVI impide que el Papa Francisco lleve a la picota el celibato eclesiástico como había planeado hacer en la próxima exhortación post-sinodal". Se espera que la exhortación se publique este mes. Ha habido informes contradictorios sobre si el celibato será opcional para ciertos hombres que quieren ser sacerdotes. Implicando a Gänswein en la historia, Socci dijo, "Así, el Papa Francisco llamó personalmente al Arzobispo Gänswein, secretario de Benedicto XVI así como al prefecto de la casa pontificia de Bergoglio, y - furioso - le ordenó que quitara el nombre de Benedicto XVI de la portada del libro ..." El 17 de enero, después de haber hablado con el Prefecto de la Casa Papal, Die Tagespost informó que tanto Benedicto como Gänswein recibieron la edición francesa del libro por primera vez el día después de que Le Figaro publicara la primera historia sobre el mismo. Die Tagespost escribió, "Entonces, según Gänswein, se acercó a [el director editorial del Dicasterio para la Comunicación] Tornielli y acordaron la siguiente redacción, que luego fue adoptada por todos los medios de comunicación del Vaticano. Primero: Benedicto XVI no escribió un "libro a cuatro manos" junto con el Cardenal Robert Sarah. Segundo: El Papa emérito no ha visto ni aprobado la portada del libro supuestamente escrito a cuatro manos. Tercero: Benedicto XVI escribió una contribución sobre el sacerdocio hace meses, y el Cardenal Sarah pidió poder leerla. El Papa emérito finalmente dejó este artículo a Sarah, sabiendo que estaba escribiendo un libro sobre el sacerdocio. En cuarto lugar: Es obvio que (en la presentación del libro) tuvo lugar una operación editorial y mediática con la que Benedicto XVI no tiene nada que ver y de la que se distancia completamente". Gänswein afirmó que hubo un malentendido entre el Papa Benedicto XVI emérito y el Cardenal Sarah, pero no hubo conspiración de ninguna de las partes involucradas. El Cardenal Sarah había trabajado estrechamente con Nicolas Diat, el editor del libro. Según el periodista del Vaticano Edward Pentin, Diat confirmó el resumen de los eventos de Sarah, destacando que el cardenal mostró a Benedicto en persona un borrador de la portada durante una audiencia privada. Pentin citó a Diat diciendo, "El cardenal Sarah envió una carta confidencial [a Benedicto] el 19 de noviembre con el texto completo. Las pruebas estaban completas: la introducción, los dos textos y la conclusión. Luego, el 3 de diciembre, mostró el borrador de la portada durante una audiencia con Benedicto XVI." Gänswein negó más tarde que el Papa emérito hubiera visto las pruebas del libro. A raíz de la controversia que rodeó la génesis del libro sobre el celibato, el arzobispo Carlo Maria Viganò también había publicado un testimonio. En él, denunciaba a Gänswein por lo que él llama su "control abusivo y sistemático" del Papa emérito. Como informó LifeSiteNews, "El Arzobispo Viganò afirma que 'Gänswein filtraba habitualmente la información, arrogándose el derecho de juzgar cuán oportuno o no era enviarla al Santo Padre BXVI'". Durante los eventos públicos, el Prefecto de la Casa Papal nunca está a más de unos pasos del Papa. A partir de ahora, Gänswein será reemplazado por el regente de la Casa Papal, el prelado italiano Leonardo Sapienza.  No es seguro que el arzobispo alemán vuelva a tomar sus funciones como prefecto. ACTUALIZACIÓN 

Edward Pentin, corresponsal en Roma del Registro Nacional Católico, informa que un portavoz del Vaticano ha negado que el Arzobispo Gänswein haya sido puesto en licencia. El portavoz le dijo: "No tenemos información en ese sentido". Más bien, su ausencia "durante ciertas audiencias en las últimas semanas" se debe "a la redistribución ordinaria de los diversos compromisos y deberes" de Gänswein trabajando como prefecto de la Casa Papal y secretario personal del Papa emérito Benedicto XVI. Osservatore ha confirmado que Gänswein asistió por última vez a la audiencia general de los miércoles del Papa el 15 de enero de 2020. Desde entonces, ha sido reemplazado por otro prelado. Como Prefecto de la Casa Papal, es responsable de la organización de todas las audiencias con el Papa, y normalmente se le ve sentado junto al Papa Francisco durante sus audiencias de los miércoles. Pero Ingo Brüggenjürgen, editor en jefe de Domradio, el medio de comunicación afiliado a la arquidiócesis de Colonia, dijo en una entrevista que según sus fuentes, el informe original es correcto. Añadió: "La decisión ya estaba en ciernes. Ya había informes similares inmediatamente después de la lucha por el libro del cardenal Sarah y el Papa Benedicto".

366 vistas

© 2018 por L´Osservatore

  • Tumblr Black Round
  • Facebook Black Round
  • YouTube - Círculo Negro